Quiénes somos

El programa que presentamos se inició en 2010 de la mano del peregrino americano Federico Sheppard. Se trata de un proyecto internacional en el que participan artistas profesionales de todo el mundo que vienen como voluntarios y del que disfrutan audiencias procedentes de numerosos destinos. Nuestra sede está en Carrión de los Condes, Palencia, en pleno Camino de Santiago.

Esta iniciativa nos parece una oportunidad única de intercambio: dar a conocer nuestro patrimonio cultural a artistas de todo el mundo y acercar al Camino las obras consagradas escritas para guitarra, el instrumento español por excelencia. Ambos, intérpretes de la guitarra y cantantes, vienen deseosos de tener una bonita experiencia en el Camino y en España. La Asociación CaminoArtes, organización sin ánimo de lucro, ejerce de embajadora del Camino mostrando a los músicos voluntarios diversos aspectos de nuestra cultura y proporcionándoles una experiencia de inmersión en nuestro país. El sueño de numerosos guitarristas en todo el mundo es venir a tocar a España. Ellos disfrutan ofreciendo sus repertorios, conociendo la experiencia del Camino y, además, aprendiendo español, recorriendo la comarca palentina, toda Castilla-León y otras áreas de su interés, como Pirineos, Navarra, La Rioja, Picos de Europa, Castilla-León o Galicia.

fachada-catedral-palenciaUna de las claves del éxito del ciclo Música en el Camino la da el hecho de que las audiencias se renuevan cada día pues nuevos caminantes y turistas se acercan interesados por descubrir los tesoros que guardan los maravillosos templos románicos palentinos. Cuando llegan, se encuentran con la grata sorpresa de un concierto inesperado, gratuito y de calidad.

Así mismo, las audiencias son internacionales pues nos visitan peregrinos y amantes de la buena música procedentes de todo el mundo. Desde el comienzo, los habitantes de los pueblos y ciudades han recibido con agradecimiento la oportunidad que se les da de poder escuchar la guitarra clásica. El proyecto está siendo bien acogido y los conciertos de guitarra están integrados como parte de la vida cotidiana en este corredor tan internacional y, a la vez, tan remoto que es el Camino, a donde llegan cientos de peregrinos cada día.

En los últimos años hemos venido celebrando 3-4-5 conciertos por semana, durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre, en las localidades de Frómista, Villalcázar de Sirga, Carrión de los Condes y Moratinos y los anunciamos con carteles sencillos y pizarras en la entrada de las iglesias en las que confirmamos el horario y el artista de cada concierto. No existen programas formales, no los consideramos necesarios ya que son conciertos gratuitos.

escultura-bienvenida-peregrino-carrion-de-los-condesCada uno de los músicos permanece en la provincia unas dos semanas y en este periodo se hacen cargo de los conciertos programados. Los artistas organizan los programas en función de sus preferencias, lo que nos permite presentar una gran variedad estilos y disfrutar de autores de todo el continente americano y de Europa. Entre ellos se cuentan clásicos como Bach, otros más modernos como Agustín Barrios Mangoré y otros más actuales como Carlo Dominicone o Bryan Johanson. Las obras que se interpretan incluyen nuevas composiciones que ya estamos estrenando del argentino Jorge Morel, además del repertorio tradicional español, más familiar. Ellos mismos presentan las piezas ilustrándolas con explicaciones breves o anécdotas. Animamos a participar a artistas jóvenes con sus maestros para que formen conjuntos de guitarra, guitarra-voz, guitarra-violín-flauta y otros.

Federico Sheppard y los músicos que colaboran desinteresadamente con la Asociación CaminoArtes están favoreciendo los 5 componentes necesarios para el renacimiento de una nueva cultura musical a lo largo del Camino a Santiago:

– Aportando los elementos para la construcción de instrumentos musicales.
– Buscando audiencias para que los artistas mejoren su interpretación.
– Organizando formación en verano.
– Dando a conocer las nuevas creaciones para guitarra y grabando muchos de los conciertos para su posterior difusión.

Se trata de crear oportunidades musicales en el Camino tanto para maestros ya reconocidos, como para los jóvenes que desean tomar en serio su carrera y para los compositores. Es, de hecho, una oportunidad extraordinaria para favorecer la cultura musical y el turismo en la comunidad de Castilla-León.